Esta fue una de las primeras actividades prácticas que desarrollamos en el curso de inserción. El objetivo de la actividad fue comprobar el cumplimiento de la normativa en cuestión de integración y accesibilidad de los espacios públicos en nuestro entorno, situado en el centro de Badajoz. Basamos la tarea en observar cualquier tipo de barrera arquitectónica o estructural, tanto en los edificios como en el trayecto hasta el centro. Algunas de las comprobaciones que realizamos fueron: existencia de rampas, elevadores, adaptaciones de puertas y baños y presencia de trabajadores con discapacidad. En este último caso, comprobar si el puesto de trabajo, instalaciones y servicios están adaptado a sus necesidades.

La actividad la dividimos por grupos, dando lugar a varias zonas de observación: el primer grupo se dirigió hacia la estación de autobuses, el edificio de la Seguridad Social (en Ronda del Pilar), comercios (calle Menacho). El último grupo visitó la agencia Tributaria, una Oficina del SEXPE y la oficina central de Correos. Los resultados fueron muy variados, encontrando lugares muy adaptados y totalmente accesibles y otros en los que ya de por sí era complicado el acceso. A continuación, os hacemos un resumen de lo que vimos.

ESTACIÓN DE AUTOBUSES: Encontramos un lugar diáfano y amplio, con baños públicos adaptados y cafetería muy TUBASAaccesible. Los autobuses cuentan con adaptaciones de acceso (rampa) y comodidad (sillones), aunque hay que avisar antes al conductor para que lo prepare. Uno de los conductores nos comentó que lo ideal es avisar a la empresa o comprar los billetes un par de días antes para evitar problemas.

Además de la adaptación para discapacitados físicos, cuentan con adaptaciones para discapacitados visuales (señales acústicas, panel con información legible adaptada, taquillas adaptadas, etc.).

Sin embargo, la adaptación para otros tipos de discapacidades es muy limitada. No hay un personal encargado de ayudar a las personas con movilidad reducida. En el caso de subir al autobús, es el propio conductor el que presta la ayuda. Nos ha llamado la atención la poca disponibilidad de taxis adaptados y la demora de los servicios, ya que disponen de un par de coches habilitados para toda la provincia.LEDA

SEGURIDAD SOCIAL (SEPAD) Y COMERCIOS: Ha sido sorprendente encontrar zonas inaccesibles en el Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (SEPAD), entre ellas: ascensores muy estrechos que dificultan la movilidad y sin espejos que permitan una mejor visión para maniobrar a personas con silla de ruedas, la cuarta planta del edificio (en la que se encuentra el área de personal y RR.HH.) es inaccesible, tiene unas escaleras circulares de difícil acceso, incluso para personas sin discapacidad.

Durante el trayecto pudimos observar que las calles tienen desperfectos y que los acerados no están bien adaptados, (la mayoría tienen reparaciones “parcheadas” que cumplen al límite la normativa vigente). El tiempo de paso de los semáforos es muy breve para personas con dificultades, aunque si tienen señales acústicas.

Sin embargo la mayoría de adaptaciones están enfocadas a las discapacidades motoras. También hay que tener en cuenta que en muchos comercios sí disponen de elevadores, pero a veces no funcionan correctamente y los tienen simplemente para cumplir la normativa.

En cambio, los grandes comercios sí que cuentan con adaptaciones y pasillos accesibles.

AGENCIA TRIBUTARIA (HACIENDA), OFICINA SEXPE Y OFICINA CORREOS. En el edificio de hacienda, la inclinación de la rampa de entrada y la amplitud del espacio son muy limitados, el cual es un defecto de adaptación muy común. Los ascensores están muy bien adaptados para todo tipo de discapacidad (aunque siempre es mejorable la adaptación para personas con discapacidad psíquica).Los teléfonos públicos, los mostradores y las fuentes no están adaptadas para personas con silla de ruedas.

Igualmente, en el trayecto peatonal hasta la oficina observamos baldosas levantadas, alcantarillado en mala posición/orientación, aunque si han mejorado algunos detalles como las papeleras y fuentes de los parques adaptadas. En la oficina del SEXPE hay un punto de información accesible, aunque de difícil uso para cualquier persona. Para acceder a la oficina hay que subir en ascensor, adaptado pero de espacio limitado. La máquina para coger número no está adaptada para discapacitados visuales. El mostrador de información es muy alto, y además, no hay espacio suficiente entre las mesas de atención. Observamos también escaleras dentro de la propia entidad. En la oficina de correos la adaptación es muy reducida, dejando mucho que desear. Hay elevadores para sillas de ruedas o personas con movilidad reducida, sin embargo, no hay ninguna adaptación para discapacitados sensoriales.

Anuncios